domingo, 8 de julio de 2007

asilE araP

Una de las cosas que tiene ser muermi es la de salir poco de casa, a no ser para deleitarse con una buena película en el cine o una excepcional y copiosa merienda o cena (mención especial al Mi-cuit de chocolate o mejor conocido como coulant de chocolate de ayer por la noche en el restaurante Cometacinc de BCN). Así pues, algunos de los muermis consiguen desarrollar habilidades totalmente portentosas que tienen como escenario sus propias casas. Muchas de esas habilidades pueden parecer extraordinarias, pero la verdad es que la mayoría son totalmente inútiles, y para muestra un botón.


Este pianista ha conseguido tocar el Para Elisa de Beethoven al revés (de ahí el título del post), y para verificarlo utiliza la inestimable ayuda de un compañero friki con cara de zumbado.

No hay comentarios: