miércoles, 25 de noviembre de 2009

No son ilusiones ópticas...

Es que tenemos el cerebro defectuoso y nos engaña. Fíjate en los rombos, verás como una persona coge uno de un color y los va poniendo encima de los otros...Misteriosamente el rombo cambia de color. Realmente el rombo no cambia, y de hecho, aunque no te lo creas TODOS los rombos son del mismo color, alucina. Si quieres una explicación más detallada de porque nuestro cerebro no acaba de pillar el tema de los cambios de tonalidades pásate por fogonazos, allí encontrarás otro par de ejemplos igual de sorprendentes (de los que te dejan con una cara de pánfilo que lo flipas).

No hay comentarios: