domingo, 20 de enero de 2008

Me he quedado sin celo...

Suele pasar que no te das cuenta de que no tienes algo hasta el momento en que lo necesitas, como por ejemplo cuando vas a envolver el regalo de algún familiar o amigo y te das cuenta de que tienes papel de regalo pero, oh sorpresa, te has quedado sin celo. Todo esto viene a cuento porque es lo primero que me ha venido a la mente cuando me he imaginado a la madre de Mark Khaisman buscando y rebuscando por los cajones de su casa por un mísero cacho de celo... no busque más señora, que su hijo se lo ha gastado todo para hacer auténticas obras de arte.

No hay comentarios: