lunes, 29 de octubre de 2007

Pasar página

¿Quién no ha estado lo suficientemente aburrido en una clase como para dedicarse a dibujar en las esquinas del libro animaciones que cobraban vida al pasar las hojas? Pues bien, aquí tenéis un ejemplo de alguien que desarrolló esta afición hasta límites insospechados.

No hay comentarios: